Forcadell: Lo que dinamita el Estado es la corrupción y la falta de libertad de expresión

Lo aseguró la presidenta del Parlamento, a la vez que reafirmó sus convicciones ante la Fiscalía que se ha querellado en su contra por “querer derogar la Constitución”

Carmen Forcadell

                        Carme Forcadell

Barcelona (INCAT-ARA Por Aleix Moldes y Jordi Mumbrú).- La Fiscalía se ha querellado contra la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, por haber intentado “dinamitar” el Estado y querer “derogar deliberadamente la Constitución”. Acusaciones que han causado sorpresa en la presidenta de la Cámara catalana: “¿Cómo puede ser que se considere dinamitar el Estado el hecho de permitir un debate en el Parlamento? Lo que dinamita el Estado es la corrupción, la suspensión de las leyes contra los desahucios y la pobreza energética, y la falta de libertad de expresión”, señaló desde el Parlamento en atención a los medios de comunicación.

La decisión de la Fiscalía de querellarse contra ella era esperada toda vez que el Tribunal Constitucional se lo había pedido expresamente. Forcadell no entiende, sin embargo, los argumentos que se utilizan en el texto de la querella. La presidenta del Parlamento pidió al gobierno y a las instituciones españolas que, en lugar de luchar “contra la libertad de expresión y el derecho a la participación”, los defiendan. Esto es lo que asegura que hizo ella al permitir el debate en pleno de las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente.

“Hice lo que tenía que hacer en defensa de la soberanía del Parlamento”, subrayó Forcadell, que no contempla ninguna sentencia condenatoria en caso de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña decida abrir un juicio contra ella. “Sería un ataque demasiado grande a la democracia”, opinó.

También desde la Cámara catalana, el portavoz de Cataluña Sí Que se Puede (CSQP) en el Parlamento, Joan Coscubiela, reiteró que desde su grupo siempre se han mostrado contrarios a la “criminalización de la democracia” y recordó que durante el debate de política general aprobaron una proposición, junto con el Gobierno de Juntos por el Sí y la CUP, en contra de la “judicialización” de la democracia. “El conflicto sólo puede resolverse en la mesa de negociación”, añadió.-

crc