Aprobaron un plan global para garantizar los derechos sociales de los catalanes emigrados

El Parlamento dio luz verde a una moción de la CUP que insta al Gobierno a facilitar la participación de los residentes en el extranjero en futuras elecciones

Mireia Boya y Anna Gabriel

                        Mireia Boya y Anna Gabriel, a la derecha.

Barcelona (INCAT-Nació Digital).- El Parlamento acaba de aprobar este jueves una moción de la CUP que pide al Gobierno elaborar un plan global para atender a los catalanes emigrados para garantizar sus derechos sociales, lingüísticos y culturales, y que se implante un sistema de voto electrónico para futuras elecciones y convocatorias referendarias. La diputada de esa agrupación Anna Gabriel presentó la iniciativa y admitió que “se trata de una propuesta de mínimos”, ya que a su juicio el Gobierno debería asegurar que ningún ciudadano se vea obligado a emigrar.

El punto que suscitó más debate fue el tercero, referente a la implantación de un sistema de voto electrónico para los catalanes residentes en el extranjero, ya que el actual depende de la legislación estatal. El texto insta al Gobierno a “prever los mecanismos necesarios” para la aplicación del voto electrónico. Tal y como recoge Europa Press, el diputado Jordi-Miquel Sendra (JxSí) defendió el punto de la moción que expone que la implantación del voto electrónico servirá para “impedir las trabas burocráticas del Estado y garantizar todos los derechos de los catalanes en el exterior”, en referencia a los problemas registrado en anteriores convocatorias electorales.

Desde el PSC, el diputado Ferran Pedret explicó que los socialistas se han abstenido en este punto porque el voto electrónico “debería extenderse al conjunto de todos los catalanes”, y celebró la predisposición de la CUP en incluir una enmienda que impulsa un plan de retorno para los jóvenes. El diputado de Cataluña Sí que se Puede (CSQEP) Joan Josep Nuet aseguró que la coalición de izquierdas se abstuvo porque pretende “debatir este punto en otro debate [sobre una ley electoral catalana] y llegar a un acuerdo amplio de la Cámara”.

La diputada de Ciudadanos Susana Beltrán justificó su voto contrario a toda la moción porque el texto está vinculado a “referéndums y comisiones constituyentes”. Desde el PP, la diputada Esperanza García argumentó su voto en contra por el “contexto de aceleración del proceso soberanista” y como su colega García se mostró abierta a una reforma estatal del sistema de voto exterior.-

crc