¿Alguien duda de que el caso catalán es ya un asunto europeo?

Por Germán Capdevila

Barcelona (INCAT-El Punt Avui).- Primero fueron algunos eurodiputados y parlamentarios de pequeños países de la periferia europea, que decían casi en voz baja que Cataluña debía poder decidir su futuro. Desde el Estado español repetían que desde afuera, nadie apoyaría a los catalanes. Después, más eurodiputados y parlamentos de países pequeños se interesaron por la situación catalana. Entonces el Estado movió hilos para que alguna vaca sagrada europea declarara que el caso catalán era un asunto interno español.

A continuación Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Raül Romeva llenaron una gran sala del Parlamento Europeo con gente que quería oír la voz de los catalanes. El Estado presionó por escrito a los eurodiputados para que no fueran, e incluso hizo que la antigua mano derecha de Berlusconi dijera que la Constitución es ley en Europa y que es sagrada.

Ahora resulta que uno de los parlamentos más antiguos del mundo, el del Reino Unido, ha creado una comisión parlamentaria oficial –integrada por los conservadores y laboristas británicos y los escoceses, galeses e irlandeses del norte– para analizar y hacer un seguimiento exhaustivo del proceso catalán. Más de 400 casos judiciales contra cargos electos de Cataluña hicieron saltar todas las alarmas democráticas en Europa. “Los catalanes tienen derecho a ser consultados en referéndum, como ocurrió en Escocia y en Quebec”, dice el portavoz de la comisión. ¿Cómo reaccionará ahora el Estado?.