Eurodiputados extranjeros ven lamentables y preocupantes las sentencias por el 9-N

Los líderes de los grupos parlamentarios de casi todos los países, incluyendo observadores en el referéndum de 2014, reclaman diálogo y negociar una solución federal para Cataluña

Estrasburgo (INCAT-ACN).- “Profundamente preocupado”. Así es como se siente el eurodiputado británico del partido conservador Ian Duncan tras la sentencia del 9-N. Duncan, que fue observador internacional del proceso participativo, dice que castigar al ex presidente Artur Mas, a la ex-vicepresidenta Joana Ortega y a la ex consejera Irene Rigau es “reprobable”, “erróneo” y “hace un gran daño a la democracia del conjunto de España”. La líder del grupo de la Izquierda Unitaria, la alemana Gabriele Zimmer, reclama “respeto mutuo” y “diálogo”.

“Conocí el señor Mas cuando fui observador del proceso participativo, y hacía todo lo que podía para reflejar el deseo de hacer un referéndum”, recuerda Ian Duncan, que es un unionista escocés. “Creo que hay que hacer algo para resolver la situación”, exigiendo una “solución” en forma de referéndum pactado en el que todas las partes “respeten el resultado”.

“Visto desde afuera, la consulta del 9-N no tenía valor legal, y estaba claro desde el principio, se podía ver como un gesto simbólico para decir que quieren reconsiderar completamente su relación con España”, destaca el co-presidente del grupo de los Verdes en la Eurocámara, el belga Philippe Lamberts. “Es una demanda legítima”, admite, asegurando que la inhabilitación de Mas, Ortega y Rigau no ayuda “a calmar el clima político”.

“Lo que realmente me preocupa, como legislador europeo, es la tozudez de las autoridades españolas hacia Cataluña”, alerta Lamberts. Según él, con un “diálogo genuino” se podría encontrar un “nuevo marco” de encaje entre catalanes y españoles, y probablemente “una solución federal sería viable si España considerara hablar con los demás y respetar su punto de vista, pero siento que la terquedad del gobierno del PP en Madrid está haciendo el diálogo casi imposible y eso es muy preocupante”, afirma, remarcando que “nunca es saludable que en una democracia haya grandes temas simplemente ignorados”.

Lamberts avisa de que un referéndum unilateral “aumentaría la confrontación aún más porque la ley española no prevé esta posibilidad”, y apuesta por una “solución mutua”, para agregar que “pero me temo que escucho más voluntad de debatir y negociar desde Barcelona que desde Madrid; en Madrid todo lo que siento es que el orden constitucional está claro, y punto y final”.

La líder de la Izquierda Unitaria en la Eurocámara, la alemana Gabriele Zimmers, admite que la cuestión catalana genera debate “desde hace tiempo” y apuesta como solución principal el “respeto mutuo de las diferentes posiciones porque el diálogo no debe cortarse ni parar nunca”. Recuerda también que recuerda cómo la solución de una Alemania federal permitió la unificación del país después de la caída del muro. “El federalismo puede ser una ventaja para resolver problemas políticos sobre cómo trabajamos y vivimos juntos en un país”, afirma.

La solución federal es también la propuesta del grupo de los socialdemócratas en la Eurocámara. Su líder, el italiano Gianni Pittella, asegura en declaraciones a la ACN que los socialistas “siempre” han apostado por “dar la máxima autodeterminación y autonomía pero con respeto por la ley y la constitución”. Según Pittella, hay que escuchar las demandas de los ciudadanos y tenerlas en cuenta porque “un escuchar burocrático, sin ofrecer respuestas, no funciona”.

“Estoy muy decepcionado”, asegura el eurodiputado liberal croata Ivan Jakovcic. “He leído muchos artículos, he recibido muchísimos correos electrónicos de varios grupos políticos y colegas de España, y de la sociedad catalana”, explica, precisamente en la semana que tanto PDeCAT y ERC como el PP han enviado cartas a toda la Eurocámara sobre la sentencia del 9-N.

ERC y el PDeCAT han escrito a los 751 eurodiputados para denunciar una sentencia que creen “antidemocrática”, mientras que el PP español lo ha hecho para avisar que “lo más antidemocrático es vulnerar la ley”. El grupo popular escribió a todos sus socios para avisar que un referéndum en 2014 era “ilegal y que en otoño de 2017 lo será también”.

“Espero que esto no empeore aún más la crisis en la sociedad catalana”, defiende a la ACN el eurodiputado Jakovcic, que expresa su “solidaridad” con Artur Mas. El independentista escocés Alyn Smith, del SNP, indica que la sentencia es “lamentable” que el 9-N era un ejercicio “democrático y legítimo”. “Los tribunales no son el lugar donde resolver la democracia”, concluye. Otros eurodiputados, como Matt Carthy, del Sinn Fein, también se han pronunciado públicamente contra la sentencia: “Es escandaloso”,consideró en Twitter el irlandés.-

crc