¿Cuál debe ser la estrategia si los adversarios son de muy bajo nivel político y cultural?

Ante el éxito de la gira de Carles Puigdemont por los EEUU, dirigentes del PPC se vieron obligados a reaccionar y lo hicieron con críticas falaces y sin fundamentación

Xavier García Albiol

Comentario editorial de Incat por Carlos Rubén Capdevila.- Tras la reunión del titular del ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, con el ex presidente de los EEUU y premio Nóbel de la Paz, Jimmy Carter, encuentro que fue mantenido adecuadamente en secreto para evitar las maniobras burdas y las interferencias habituales que practica el gobierno central español desde Madrid, algunos dirigentes del Partido Popular se vieron obligados a criticar de alguna forma tal acción, pero lo hicieron con argumentos tan pueriles y contumaces que no resisten el menor análisis.

Por ejemplo, Xavier García Albiol, seguramente con libreto propio, acusó a la Generalitat de “pagar con dinero de todos los catalanes” el cachet que cobran Jimmy Carter y la organización humanista que lidera para recibir visitantes. Si  el titular del PP de Cataluña no fuese tan ignorante y se hubiese detenido a analizar la situación y conocer las circunstancias y los tiempos en que el mencionado político fue presidente de los EEUU, así como su actividad actual, seguramente no habría expresado tan disparatadas críticas.

Leíamos que, entre las lógicas reacciones, Ambler Moss, el diplomático estadounidense que negoció la entrevista del presidente Carles Puigdemont con el ex presidente Jimmy Carter, se mostró muy sorprendido por las declaraciones acusatorias del presidente del PP de Cataluña, Xavier García Albiol, y las desmintió rotundamente. “Pueden estar seguros de que nadie ha pagado para la entrevista con el ex presidente Jimmy Carter; es absurdo y como decimos aquí, es fake news (noticia falsa), sin ninguna credibilidad”.

Y si se quiere profundizar en las absurdas manifestaciones de Xavier García Albiol, el dirigente del PPC afirmó que tiene “constancia de que el presidente de la Generalitat había tenido que pagar para reunirse con el ex presidente estadounidense, Jimmy Carter”.  Queda muy claro que, al advertir el tamaño de la imbecilidad sostenida, se vio necesitado de agregar algunos conceptos adicionales, que no hicieron más que profundizar su ignorancia.

Extraoficialmente, pudo saberse que la perplejidad de Ambler Moss no residió solamente en el calibre de las afirmaciones de García Albiol, sino también por advertir el escaso nivel intelectual, político, social e histórico que exhiben con total impunidad los dirigentes del PP. Podríamos agregar que es habitual que mientan y lancen afirmaciones sin sentido porque se dirigen a un público, lamentablemente cautivo, que los vota siempre como forma de conservar una espantosa tradición franquista impuesta por la fuerza y el terrorismo de Estado durante casi 40 años.

En consecuencia, se impone la frase con que titulamos este comentario: ¿Cuál debe ser la estrategia si los adversarios son de muy bajo nivel político y cultural?

crc