Rigol, Benach y de Gispert apoyan a Forcadell y a los miembros de la Mesa

Al acto, convocado por los tres expresidentes del Parlamento asistieron consejeros del Gobierno, diputados y exdiputados en la cámara

Barcelona (INCAT-Parlament.cat).- Los expresidentes del Parlamento, Joan Rigol, Ernest Benach y Núria de Gispert, apoyaron, en un acto en el Parlamento, a la presidenta, Carme Forcadell, por las dos querellas que presentó contra ella la fiscalía, y también al vicepresidente primero, Lluís Maria Corominas, y a las secretarias, Anna Simó y Ramona Barrufet, a quienes la fiscalía también querelló. Al finalizar el acto, Forcadell agradeció el apoyo y aseguró que “estaremos a la altura del momento histórico”, mientras que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aseveró que “ninguna democracia se puede permitir inhabilitar el trabajo del Parlamento”.

El acto, que convocaron los tres expresidentes y al que asistieron consejeros del Gobierno, diputados y exdiputados en la cámara, también sirvió para mostrar el apoyo al expresidente de la Generalitat Artur Mas, a la exvicepresidenta, Joana Ortega, y a los ex consejeros Irene Rigau y Francesc Homs.

Benach abrió el acto y dio paso a todas las intervenciones. El presidente de la cámara entre el 2003 y el 2010 explicó que los tres expresidentes habian convocado el acto movidos por una “responsabilidad esencialmente ciudadana” y porque “tocar nuestras instituciones, la presidenta del Parlamento y la Mesa, nos parece un hecho grave”. Así mismo, explicó que el acto pretendía “remarcar el protagonismo de los querellados y también de los antiguos diputados”, porque “una nación es, en primera instancia, su gente, y esto en Cataluña no hace falta que nos lo expliquen, pero una nación también son sus instituciones”.

Rigol se dirigio directamente a Forcadell: “Coraje. Estamos a su lado”, le expresó. El presidente entre el 1999 y el 2003 también pidió diálogo con el estado español, puesto que, remarcó, “no hace falta que nos envíen más jueces y fiscales. No nos da miedo el diálogo y el pacto. Sólo exigimos sentarnos a la mesa para hablar de como hacer el referéndum, que es una petición avalada por millones de catalanes”. Además, explicó que “Cataluña y sus parlamentos siempre han identificado democracia y aspiración a la plena soberanía de nuestro pueblo. Ambos elementos son insustituibles”.

De Gispert también se dirigió directamente a Forcadell: “Nosotros tres habríamos hecho lo mismo que hiciste, y por lo tanto siempre nos tendrás a tu lado”. La presidenta de la cámara entre el 2010 y el 2015 leyó el manifiesto ‘Respetamos nuestras instituciones’, que expresa el apoyo a Forcadell y los miembros de Mesa, consideró “una intromisión intolerable la presentación de las querellas”, pidió “respeto para la principal institución política y para sus representantes escogidos democráticamente” y expresó que “estos intentos de criminalizar actuaciones parlamentarias vulneran el principio democrático de separación de poderes y son impropios de un Estado miembro de la Unión Europea”.

Después de las intervenciones de los expresidentes, Forcadell agradeció su apoyo y dijo que “estaremos a la altura del momento histórico, no tengan ninguna duda, para preservar la soberanía de la institución, para garantizar que en este Parlamento se escuchen todas las voces”.

 

jf