Joaquim Forn, de apaleado por la policía española a ministro del Interior catalán

Era regidor por Barcelona, cuando la policía le quebró un brazo y golpeó brutalmente por defender a dos jóvenes que desplegaron una bandera catalana en un desfile

Barcelona (INCAT–ACN).- Era el sábado 27 de mayo del año 2000, cuando un regidor (concejal) del Ayuntamiento de Barcelona se hallaba en el barrio de Sants, en Barcelona. A su lado, un pequeño grupo de jóvenes se manifestaba en contra del desfile militar que el ejército español realizaba en la capital catalana. Una unidad antidisturbios carga contra ellos. Los adolescentes se disponían a desplegar una bandera catalana cuando un agente de policía hizo caer a dos de ellos al suelo y el concejal intervino para calmar la situación. El mismo agente le propina golpes de porra e ignora su identificación como concejal. La paliza termina con un brazo fracturado y contusiones en todo el cuerpo. El regidor denunció al agente de la policía española y la prensa se hizo eco de lo sucedido.

El protagonista se llamaba Joaquim Forn, y hoy es el nuevo conseller de Interior, después de que este viernes Carles Puigdemont anunciara los cambios en el Gobierno. En 2017 acaba de recibir la confianza del presidente de la Generalitat para estar al frente de la seguridad del país. De hecho, diecisiete años después, Forn pasa de ser apaleado por la policía española a estar al frente de los Mossos d’Esquadra de Catalunya.-

jf