La República Catalana es un hecho inexorable

Por Germán Capdevila

Barcelona (INCAT-El Punt Avui).- El día que en Arenys de Munt tomamos conciencia de que podíamos asir en nuestras manos nuestro futuro y decidir qué queríamos hacer cuando fuéramos grandes, se puso en marcha un movimiento cívico único en el mundo por su fuerza y ​​su transversalidad. Fue creciendo en forma sostenida con la ayuda inestimable del Estado, que aniquiló el marco constitucional vigente desde 1978 con la sentencia del Estatuto.

Una mayoría amplia de la sociedad catalana decidió entonces trabajar sin descanso hasta conseguir la independencia. Se puso en marcha con cientos de consultas populares, con entidades viejas como Òmnium y nuevas como el ANC, con la militancia desinteresada de cientos de miles de personas en Cataluña y en todo el mundo. Se generó una ola que aún perdura –ya nadie se atreve a hablar de suflé o de febrada– y que se ha llevado por delante el sistema de partidos y unos equilibrios de poder que parecían inalterables.

La ola por la independencia es un fenómeno transversal y de base que no se puede manipular, frenar o dirigir desde arriba. Ahora ha obligado a una renovación sustancial del gabinete de Carles Puigdemont. No ha sido –como nos quieren hacer creer desde el unionismo nuestro y el madrileño– un tema de partidos o de luchas entre las fuerzas independentistas. Es mucho más sencillo que eso: la ola independentista sigue avanzando, y no deja lugar para dudas o temblores.

Quien no esté dispuesto a nadar sin descanso hasta el 1º de octubre verá como la ola le pasa por encima sin miramientos. Ya no hay forma de pararlo. Ni desde Cataluña ni desde España. El marco mental de la mayoría de los catalanes ha cambiado para siempre. La República Catalana es un hecho inexorable. Si no la hacen llegar los que ahora ostentan el mandato democrático para hacerlo, lo harán los que vendrán detrás. Mantengamos el optimismo y la alegría irreductibles que han hecho de este movimiento un caso único en la historia reciente del mundo.-

crc