Para la Diada del 11-S deberíamos salir a la calle con la Ley de Referéndum aprobada

Anna Gabriel, diputada de la CUP, dice que no entiende que CSQP se oponga a la norma del 1-O, y confía en que la participación en la votación sea superior a la del 9-N

Anna Gabriel CUP

Barcelona (INCAT-ACN).- Anna Gabriel, diputada de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), confía en que la Ley del Referéndum se apruebe antes de la Diada del Once de Septiembre. En una entrevista concedida a la ACN, la dirigente independentista aseguró que no habrá “ningún impedimento” para que la norma que debe dar cobertura al 1º de octubre se pueda aprobar con suficiente tiempo, así como que se desplieguen los decretos complementarios de las consejerías, y se lleve a cabo la campaña.

“Si es a finales de agosto mejor, porque tendremos todo en septiembre hábil, y si es la primera semana de septiembre tendremos lo que queda del mes, pero no podríamos tardar más que eso. Deberíamos ir a las calles del 11-S con la Ley del referéndum aprobada”, insistió. Por otra parte, Gabriel dijo que no entiende que el grupo parlamentario de Cataluña Sí que se Puede (CSQP) se oponga a esta norma, y ​​confió en que la participación del 1-O sea superior a la del 9-N (9 de noviembre de 2014).

Anna Gabriel, además, subrayó que “la CUP quiere utilizar los instrumentos que haya disponibles, incluso los que suspendidos por el Tribunal Constitucional (TC)”, para aprobar la ley del referendum. En cuanto a si Juntos por el Sí también están en este escenario, la diputada anticapitalista recordó que en muchas cuestiones que la CUP ha puesto sobre la mesa “se llegó a un acuerdo tras largas discusiones, y éste podría ser otro planteamiento donde acabaríamos coincidiendo”.

Aprobar la ley y convocar al 1-O

La joven legisladora también reiteró que la CUP apuesta a que, una vez que se apruebe la ley del referéndum, el presidente del Gobierno, Carles Puigdemont, firme enseguida el decreto de convocatoria del 1-O, así como los decretos de normas complementarias que deben “replicar e interpelar” consejerías, instituciones y ayuntamientos de cara a la votación. “Que esto se haga a la mayor brevedad es imprescindible para que podamos ofrecer todas las garantías del referéndum”, consideró. Así, Gabriel apuesta por que, una vez se publique en el Boletín del Parlamento, se lleven adelante el resto de actos administrativos “sin que pase ningún tiempo innecesario”.

La situación de CSQP

Sobre CSQP, que aún debe debatir si apoyará o no a la ley del referéndum –hay la posibilidad de que el grupo se divida entre diputados que puedan votar a favor y quienes se opongan–, Gabriel recordó que la norma del 1-o siquiera “habilitará un mecanismo para que la gente del país se pueda expresar”, e insistió en que “no condiciona ni obliga o determina ni exige que nadie se exprese en ningún sentido concreto”. Es por ello que, para la diputada cupaire, “no se entiende” que CSQP sea “contraria” a esta ley, ya que es una coalición que “se pretende de izquierdas y se jacta de decir que quieren decidir todo”.

¿Hemiciclo medio vacío?

Por otra parte, Anna Gabriel también valoró la posibilidad de que los diputados del PPC –y posiblemente de Ciudadanos– se nieguen a estar presentes en el pleno que tenga que aprobar la ley del referendo. Esta situación, simbolizaría el intento de los grupos unionistas de mantener “el régimen de 1978 y sostener el statu quo”, además de querer negar la posibilidad de que la ciudadanía pueda decidir su futuro. Ante los intentos de las fuerzas contrarias al referéndum, sentenció que “en estos momentos no hay nada sobre la mesa que pueda hacer pensar que no hay tiempo suficiente, ni fuerza, ni recursos suficientes como para no hacer efectivo el 1-O”.

Más participación que en el 9-N

Finalmente, y sobre la participación el 1-O, Gabriel reiteró que debe ser “cuanto más alta mejor” para tener suficientes efectivos para implementar el resultado del referéndum. “Evidentemente debe superar la del 9-N, porque es un estadio superior”, opinó la diputada de la CUP, que recordó que la votación de 2014 era “una consulta participativa y organizada por la gente mientras que el referéndum del 1-O debe comportar resultados vinculantes por lo que se necesita interpelar a más gente”.-

crc