Eurodiputados instan al gobierno español a permitir la celebración de un referéndum

Los parlamentarios europeos Ana Gomes, Helga Stevens, Ska Keller, António Marinho y Martina Anderson, defienden que Cataluña decida de manera “democrática y pacífica”

Bruselas (INCAT-ACN).- Diputados de diferentes grupos parlamentarios de la Eurocámara se mostraron preocupados por la “confrontación” entre los gobiernos catalán y español, tras la aprobación en el Parlamento de la ley del referéndum. La portuguesa Ana Gomes, los socialistas, y la alemana Ska Keller, copresidenta de los Verdes Europeos, instan a las instituciones a iniciare en forma “inmediata” negociaciones que permitan la celebración de un referéndum acordado y aceptado por las dos partes.

“Siempre aposté por este diálogo y creo que es necesario revisar el marco de las relaciones entre Cataluña y España”, reconoce Gomes. Por el contrario, el también portugués António Marinho, de los liberales, asegura que “la única entidad del mundo que tiene derecho a decidir si Cataluña debe ser independiente o no es el pueblo de Cataluña”. Por otra parte, la belga Helga Stevens, de los reformistas conservadores europeos, ve la aprobación de la ley del referéndum como “un paso positivo adelante”. Tanto ella como la irlandesa Martina Anderson, del grupo de Izquierda GUE / NGL piden a España que no la obstruya y respete su celebración.

La diputada Ana Gomes asegura que “es a través del voto” que se deben resolver “grandes cuestiones como las que dividen la gente en Cataluña”. Con todo, está molesta –dice– debido a que la decisión en el Parlamento “fuera tomada de prisa”. De hecho, se muestra preocupada ante la situación en Cataluña tras la aprobación de la ley del referéndum y avisa de que “cualquier violencia sería muy negativa para la UE”.

Para ella, la celebración de un referéndum unilateral es “una disputa que se contradice con una salida pacífica y democrática”. La socialista apuesta por que el referéndum sea acordado y aunque considera que “las dos bandas son culpables” de no haberlo conseguido hasta ahora, reconoce también que el referéndum pactado “debería haber sido concertado”. El referéndum de Escocia es “el ejemplo perfecto” de lo que quisiera para Cataluña.

Quien también está preocupada por “las confrontaciones” es Ska Keller. La copresidenta de los Verdes Europeos afirma que la situación “se dirige hacia el enfrentamiento institucional” e insta a los gobiernos catalán y español a iniciar negociaciones “de forma inmediata” para evitarlo. Según declara, las negociaciones deben servir para establecer un diálogo hacia un referéndum acordado “que permita a los catalanes expresar su voluntad”.

Por otra parte, algunos eurodiputados dan por hecho que el referéndum tendrá lugar el 1º de octubre y esperan que el gobierno español no lo impida. Es el caso de Helga Stevens, que ve la aprobación de la ley este miércoles como “un paso positivo” y considera que “es una prueba de cuán democrática es Cataluña”. Con todo, Stevens dice que espera que España “no obstruya la organización de la consulta” y permita a la gente votar, “ya sea a favor o en contra”. Preguntada por un posible bloqueo del referéndum desde Madrid, la belga afirma que espera que en este caso Barcelona y Madrid “vuelvan a la mesa de negociación y no luchen a través de los tribunales”.

António Marinho también opina que los tribunales no deberían intervenir y va más allá asegurando que “están dando un muy mal ejemplo de la justicia en el mundo”. El portugués dice que sólo los catalanes pueden decidir si son independientes o no y se sorprende que “un grupo pequeño de personas nombradas por los políticos del PP o del PSOE puedan decidir contra la voluntad de los parlamentos elegidos libremente por los pueblos”.

La irlandesa Martina Anderson también considera que son los catalanes los únicos que deberían elegir su propio gobierno. “Esto es el derecho fundamental de la autodeterminación”, asegura. Anderson, que da por hecho que se celebrará el referéndum y acudirá como observadora internacional, se muestra “convencida” de que será una consulta “pacífica y basada en la inclusión y el respeto”, por lo que según ella “debería ser respetado también por el gobierno español”. Además, asegura que una vez que Cataluña se independice “la UE la abrazaría” como un Estado más. Con todo, comenta que el derecho de autodeterminación debe ser ejercido “bajo la mirada del mundo entero, pero sin ninguna interferencia”.

Este jueves el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, que forma parte del Partido Popular Europeo, afirmó en respuesta a una carta de la eurodiputada liberal Beatriz Becerra que el proceso catalán es una cuestión que “afecta al orden constitucional de un Estado miembro “y que, por lo tanto, “es una cuestión interna”. Aún así,  avisó que “cualquier acción contra la Constitución de un Estado miembro es una acción contra el marco legal de la Unión Europea” y que “un nuevo Estado independiente se convertiría, por el hecho de su independencia, en un tercer país respecto a la UE y los tratados se dejarían de aplicar en el aquel territorio”. Además, Tajani insistió en que “el respeto al estado de derecho y sus límites no es una opción, sino una obligación”.

Por otra parte, el portavoz del PP y vicepresidente primero de los populares europeos, Esteban González Pons, ha asegurado durante una reunión del grupo en Tallin que “es mentira” decir que una Cataluña independiente seguiría en la UE. El popular ha negado también el jueves que ni la aprobación de la ley de este miércoles ni el referéndum del 1º de octubre “tienen validez alguna”.-

crc