Cataluña aprueba un informe que permitirá alquilar habitaciones por días

Con esta medida se propone la creación del “hogar compartido” como nueva modalidad de oferta turística no profesional 

Barcelona. (INCAT-Idealista).- El Gobierno catalán, con una de las primeras normativas en España para regular los pisos turísticos, tenía al desamparo de la ley sobre cómo encajar el alquiler de habitaciones por días, lo que suponía un nido de conflictos. Esta semana la Generalitat de Cataluña aprobó el informe para el desarrollo de esta actividad. El documento propone la creación del ‘hogar compartido’ como nueva modalidad de oferta turística no profesional e incorpora mejoras en el transporte en vehículos ligeros, algo que tiene un impacto en los usuarios de plataformas como Blablacar (alquiler de lugares dentro de un coche para viajes de larga distancia).

El éxito de la economía colaborativa hizo que el Gobierno regional se viera obligado a adaptar el alquiler en habitaciones por días en un marco legal más estable que hasta la fecha. Este documento recién aprobado regulariza la figura de ‘anfitrión’ para que este pueda compartir su hogar al completo, de forma ocasional cuando se encuentre fuera de la ciudad.

Esta revisión de la normativa se ha realizado en una comisión con representantes de diferentes departamentos de la Generalitat: Empresa, Vicepresidencia y Economía, Trabajo, Asuntos Sociales, Territorio o Vivienda, entre otros. El Gobierno catalán quiere, así, garantizar “una competencia leal y respetando tanto los derechos de los consumidores como el de los trabajadores”. El informe, además promueve un código de buenas prácticas de las plataformas de economía colaborativa.

Una nueva modalidad: el hogar compartido

Uno de los aspectos que más discrepancias suscitaba por no estar regulado era la figura de ‘anfitrión’, donde el hogar es el domicilio habitual y permanente de la persona que ofrece su casa como vivienda turística para periodos cortos. Con esta reforma del reglamento, se podrá ejercer esta opción siempre y cuando el que anuncia el piso esté empadronado en la vivienda donde se realice la actividad, debe tener la cédula de habitabilidad vigente e indicar una oferta máxima de plazas. Todo ellos acreditado mediante la autoridad municipal.

Por el momento, este informe espera ser aplicable en el conjunto de Cataluña, pero cada municipio deberá adaptarlo a su realidad territorial. Algo que deja en el aire cómo actuará Barcelona, donde hay normativas como el PEUAT.
La economía colaborativa es un paraguas que recoge diferentes tipos de empresas y sectores, como el alojamiento o el transporte, y ha ido creciendo exponencialmente con su presencia en internet, teniendo que coexistir con los negocios tradicionales de estas actividades.

 

 

ld