“Ante la nueva legalidad catalana, el TC no puede suspender la ley del referéndum”

Carles Puigdemont recordó también a Mariano Rajoy que está a tiempo de dar “marcha atrás” y acordar el plebiscito, pero le advirtió que el 1º de octubre “ya es un hecho”

                            El presidente Carles Puigdemont durante una entrevista (Foto de archivo).

Barcelona (INCAT-ACN).- El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, desafió al gobierno español que todavía puede hacer “marcha atrás” y acordar el referéndum, pero le avisó de que el 1º de octubre “ya es un hecho”. En una entrevista en El Punt TV, Puigdemont recordó que mientras el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, decía que no habría referéndum, éste “ya se estaba produciendo porque hay gente en el extranjero que ha comenzado a enviar su papeleta”.

Le recordó también que él “no tiene la responsabilidad de convocarlo” y reivindicó la vigencia de la ley del referéndum porque el Tribunal Constitucional “no lo puede suspender ante la nueva legalidad catalana”. Además, dijo que el trabajo de la Guardia Civil no es “rodear” un medio de comunicación y defendió que urnas y papeletas “nunca pueden ser un hecho delictivo”.

El presidente volvió a decir que “hasta el último minuto” están dispuestos a dialogar un referéndum pactado y que si el gobierno español se abriera a negociar de qué forma los catalanes pueden votar se podría “volver al plan prioritario”. Sin embargo, constató la negativa del Estado y por eso ha dicho que convocar el referéndum como se hizo era la “única solución posible”.

Los acontecimientos de los últimos días

El presidente de la Generalitat repasó los hechos de los últimos días, criticando en primer lugar la actuación de la Guardia Civil al ingresar en el medio de comunicación El Vallenc. “Creo que van muy mal encaminados, si han llegado a requisar un medio de comunicación”, manifestó. En este sentido, aseguró que no le extrañaría nada de lo que pueda hacer el gobierno español después de ver estas eventos, que calificó de “gruesos”.

Para el presidente, el trabajo de las fuerzas armadas debe ser “otro” y dijo que si hacer un referéndum en España no es delito, no lo puede ser su preparación. “Delito son la droga, las armas, el terrorismo, el fraude fiscal…”, agregó. Además, consideró que es “impensable” que se puedan retirar todas las urnas ya que hacerlo sería garantizar una “fiesta mayor” a los delincuentes porque se deberían destinar todos los efectivos para esta tarea.

Al ser preguntado sobre eventuales suspensiones o la aplicación del artículo 155 de la Constitución, dijo que el Gobierno tiene el “deber de preverlo todo” y reflexionó que si cambiaron la ley del TC para dar atribuciones y poder suspender cargos públicos “será por algo”. Alertó pero que “no es una buena respuesta a la demanda catalana”. Dijo también que “siempre merece respecto” pensar que te pueden afectar la vida personal y el patrimonio y que “quien diga que no miente”, pero aseguró que si el Estado recurre a estas vías, lo único que hará es “empeorar “el problema.

Puigdemont criticó también la “operación provocación” que aseguró que llevaron a cabo algunos grupos de la oposición durante el pleno en que se aprobó la ley del referéndum y de transitoriedad y defendió que, a pesar de la suspensión del TC, la norma que convocó el 1º de octubre continúa vigente. “El Parlamento aprobó una ley que supera todo ésto y ya no puede ser impugnada por este sistema político español”, enfatizó.

Por ello, instó a la ciudadanía a ser conscientes de su “parte de responsabilidad” y de saber que tiene “cero riesgo” e ir a votar. Además, garantizó la respuesta cívica de la ciudadanía y criticó que desde el Gobierno se haya hablado de violencia.

Llamó a los partidarios del NO a salir del armario

El presidente de la Generalitat se dirigió también a los partidarios del NO, a quien ha llamado a “salir del armario” y, en concreto, pidió a los partidos que defienden esta postura que hagan campaña por el NO. “Olvidar a sus votantes, es un acto de cobardía”, opinó.

Entre éstos situó al PSOE, de quien lamentó que “por encima de muchas consideraciones está la unidad de la patria” y preguntó cómo explicarán que la democracia la garantiza más Rajoy que los ciudadanos de la Cataluña votante. A Podemos alertó de que “oponerse a que los catalanes puedan votar es cerrar filas junto a Rajoy”.

Sobre el reconocimiento internacional de un resultado favorable a la independencia, el presidente reconoció que es un proceso “lento” pero se mostró convencido de que “vendrá”. Además, ha dicho que si esto pasa “dejará de ser un problema estrictamente doméstico del Estado”.-

crc