La Audiencia Nacional rechaza los recursos de los miembros del gobierno y mantiene la prisión incondicional

Junqueras, Romeva, Turull, Bassa, Borràs, Forn, Mundó y Rull hace una semana que están en prisión.

La juez de la Audiencia española Carmen Lamela ha desestimado los recursos que han presentado el vicepresidente del govern, Oriol Junqueras, y los otros siete consellers encarcelados desde el jueves de la semana pasada, Raül Romeva, Jordi Turull, Dolors Bassa, Meritxell Borràs, Joaquim Forn, Carles Mundó y Josep Rull, acusados de rebelión, sedición y malversación. Lamela no ha aceptado ninguno de los recursos y los mantiene encerrados en la cárcel, una semana después de haber ordenado el encarcelamiento.

La decisión llega el mismo día que el Tribunal Supremo español toma declaración a la presidenta del parlamento, Carmen Forcadell, y los miembros soberanistas de la mesa, acusados por la fiscalía de los mismos delitos que imputa al gobierno.

Riesgo de cárcel para Forcadell y los miembros de la mesa que hoy declaran en el Tribunal Supremo

La presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell; el vicepresidente, Luis Guinó; la secretaria primera, Anna Simó; el secretario tercero, Joan Josep Nuet; la secretaria cuarta, Ramona Barrufet; y el ex-vicepresidente, Lluís Coromines, acuden hoy al Tribunal Supremo español a declarar, acusados ​​de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. Los citó el magistrado Pablo Llarena, una semana más tarde de lo que era previsto.

La declaración de los seis encausados por la justicia española a petición del fiscal se hace en medio de un debate judicial y político sobre qué jurisdicción debe ocuparse de las causas abiertas por un mismo presunto delito de rebelión. Actualmente hay tres procesos judiciales en marcha por el mismo caso. El primero, del que se ha terminado la fase de investigación y se ha levantado el secreto de sumario, se hace en el juzgado número 13 de la Audiencia de Barcelona. El segundo, en la Audiencia Nacional, en Madrid, y corre a cargo de la magistrada Carmen Lamela, que es quien ha enviado los presidentes de Òmnium y el ANC y ocho consellers del gobierno en prisión sin fianza. Y el tercero es el que lleva el magistrado Llarena al Supremo y que actualmente acusa Forcadell y los otros cinco miembros de la mesa del parlamento porque tienen la condición de aforados como integrantes de la diputación permanente (el órgano de gobierno y de decisión de la cámara una vez el parlamento se ha disuelto).

Expertos y conocedores del Supremo consideran que es muy probable que no se apliquen medidas preventivas graves contra Forcadell y los cinco miembros de la mesa que declaran hoy. También se añade la decisión que tomó la justicia belga para el caso de la petición de extradición del presidente Puigdemont y los cuatro consejeros que lo acompañan en Bruselas. El hecho de que no fueran retenidos por la justicia belga y que mantuvieran la libertad con la condición de no abandonar el país y ser localizables también ha marcado una diferencia de garantías procesales con la justicia española que no se puede desmerecer. De hecho, hay voces del mundo de la justicia y la política españolas que hacen correr que sería mejor que los presos políticos pudieran hacer campaña electoral para el 21 de diciembre si los partidos los colocan en las listas.