El Tribunal Supremo estudia asumir las causas contra el procés

El magistrado del Supremo Pablo Llanera da 5 días a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela para que le mande los detalles de las causas.

El juez del Tribunal Supremo español Pablo Llanera ha dado el primer paso para decidir si se queda las causas que se instruyen en la Audiencia española contra los miembros del gobierno de Carles Puigdemont y los presidentes de la ANC y Òmnium Cultural -acusados de rebelión y sedición- y las acumula en las que ya tramita contra la presidenta del parlamento, Carmen Forcadell, y los miembros soberanistas de la mesa.

En un auto que ha hecho público, Llanera pide a la juez Carmen Lamela que le remita en cinco días un informe sobre ‘los aspectos fácticos, procesales y investigativos de los dos procedimientos.’ Según el auto, quiere este informe antes de resolver sobre la competencia del Tribunal Supremo para investigar el caso. Con todo, ya reclama a Lamela que emplace las partes personadas para que en el mismo plazo informen directamente al Supremo sobre la acumulación de procedimientos.

La diferencia de criterio entre el Supremo y la Audiencia Nacional entrevé un mensaje de posible marcha atrás en la dureza judicial.

Por otro lado la caja de solidaridad de la Asamblea Nacional Catalana ya ha abonado los 100.000 euros correspondientes de las fianzas que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ordenó contra los miembros de la mesa del parlamento. Concretamente son 25.000 para cada uno de los miembros: Lluís Corominas, Anna Simó, Lluís Guinó y Ramona Barrufet. En cambio, Joan Josep Nuet quedó en libertad sin fianza.

El pasado viernes 10 de noviembre, la caja de solidaridad del ANC también se hizo cargo de la fianza de 150.000 euros que se impuso a Forcadell, que pasó una noche en la cárcel de Alcalá-Meco, donde se encuentran las consejeras del gobierno Dolors Bassa y Meritxell Borràs.