El Supremo retira las órdenes internacionales contra Puigdemont pero mantiene la española

La voluntad del president de la Generalitat es retornar a España por lo que el juez entiende que ya no tiene sentido que la Justicia belga resuelva sobre su entrega.

El juez del Tribunal Supremo español Pablo Llarena ha decidido retirar las órdenes de detención que la juez de la Audiencia española Carmen Lamela emitió contra el presidente Carles Puigdemont y los consellers Toni Comín, Meritxell Serret y Clara Ponsatí. Y dijo que se comunique esta decisión a la justicia belga, que el día 14 próximo debía comunicar si aceptaba la petición de extradición.

Llarena ha tomado esta decisión porque si el juez belga dictaminara que el presidente y los consellers no pueden ser juzgados por rebelión ni por sedición, esto le podría limitar la capacidad de actuación contra ellos.

En la resolución, el magistrado argumenta que desiste de la colaboración de la justicia belga para que, después de haber sido emitidas las órdenes, se ha definido que los hechos que se investigan se llevaron a cabo de manera ‘concertada para parte de todos los investigados’ y que, por tanto, considera que todos deben formar parte de una unidad jurídica inseparable’ que se instruirá al Supremo. Y añade: ‘El actual mantenimiento de las órdenes de detención no facilitaría el adecuado desarrollo del proceso para que, ya que es posible que el estado requerido [Bélgica] deniegue parcialmente la ejecución de las órdenes de detención, se posibilita una restricción del título de imputación para los que se encuentran huidos, lo que dificultaría la respuesta homogénea que justificó la acumulación de las actuaciones y introduciría perturbaciones de defensa para los investigados que sí están a disposición de este órgano instructor. ‘

Es decir, no quiere que la justicia belga decida sobre la situación de Puigdemont y los otros cuatro consejeros. En la resolución, además, Llarena pone de manifiesto que todos han mostrado ‘la intención de devolver a España con el fin de tomar posesión y ejercer unos cargos electos’, pues se han presentado a las elecciones del 21-D.

La orden de detención española se mantiene

El juez ha retirado sólo la orden de detención europea, pero no la española, por lo que, en caso de que volvieran a Catalunya, podrían ser detenidos inmediatamente, según ha recordado el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, en declaraciones a Catalunya Ràdio.

¿Qué puede pasar ahora? La fiscalía belga aún no se ha pronunciado, y las partes pueden presentar un recurso contra esta orden de Llarena. Si permanecieran en Bélgica, se quedarían sin poder ser extraditados y no se sabe si podrían salir. Según Alonso-Cuevillas, hay que analizar qué efectos tendría esta decisión en caso de que fueran a otros estados europeos.