La financiación ilegal del PP valenciano, al fin confeso

Ricardo Costa, secretario general del PP Valenciano, confiesa ante el juez la financiación ilegal por orden directa de Camps.

El que fuera secretario general del PP de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, ha confirmado ante el juez la corrupción instaurada durante años entre los populares: “Es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Así lo ha desvelado en la Audiencia Nacional donde se investiga la financiación ilegal durante las campañas de las elecciones municipales y autonómicas de 2007 y las generales de 2008.

Costa ha apuntado directamente a Francisco Camps como la “persona que tomaba las decisiones más importantes en campaña” en respuesta a las preguntas de la Fiscalía. El exsecretario está dispuesto a colaborar con la justicia y así lo ha reconocido en la sala.

Costa está acusado de haber pedido a empresarios que pagaran las facturas de la red de Francisco Correa por trabajos realizados para partido. “Es cierto que el PP se financió en negro en las campañas y no hice nada para impedirlo”, ha confesado.

Costa ha aceptado toda la acusación que le hace el Ministerio Fiscal y reconoce que también se pagó en b parte de un acto de campaña al que acudió Mariano Rajoy en 2007 y 2008 en la plaza de toros de Valencia. “Génova sede del PP nacional ponía su empresa y pagaba los actos. Pero Camps solicitó una serie de complementos, fuegos artificiales, pantalla adicional y banda de música. Me consta que ese dinero, unos 30.000 euros, y un poco más en 2008, fueron abonados también con dinero opaco aportado por empresarios o con facturación de empresarios”, ha indicado.

El exdirigente valenciano asume las consecuencias de lo que está diciendo y ha pedido perdón por lo ocurrido. “Soy consciente de lo que digo. Se las repercusiones que va a tener en mí y en mi familia. Quiero declarar mi arrepentimiento y pedir perdón especialmente a la sociedad española y valenciana y a mi familia que va a recibir consecuencias”.

Costa ha reconocido como se le entregaba dinero en efectivo por parte de empresarios adjudicatarios de obra pública para pagar trabajos realizados para el PP y que no podría hacerse a través de la contabilidad oficial. “En el año 2006 el vicepresidente Víctor Campos me llamaba a su despacho y me daba unos sobres donde me dice que hay dinero en efectivo y me comenta que es dinero que los empresarios que tienen relación con la Administración quieren ayudar al partido y lo aportan”, ha añadido.