El juez Llarena deniega el permiso para asistir al pleno de investidura a Sánchez y Junqueras

Los dos habían pedido permiso para asistir presencialmente al pleno de investidura de mañana.

El juez del Tribunal Supremo español, Pablo Llarena, ha denegado dar un permiso especial al vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y al presidente del grupo parlamentario de Junts per Catalunya, Jordi Sánchez, para que puedan salir de la cárcel y asistir a la sesión de investidura de Carles Puigdemont.

En un auto de catorce páginas, Llarena insiste en apuntar a la vía del voto delegado como mecanismo para Junqueras y Sánchez puedan ejercer los sets derechos políticos y rechaza la concesión de permisos extraordinarios de salida del centro penitenciario.

El juez argumenta que el permiso que piden Junqueras y Sánchez es incompatible con la finalidad de la medida de prisión provisional que dictó contra ellos, que busca evitar la reiteración delictiva en forma de impulso del proceso independentista. Según el magistrado, su actuación no quiere criminalizar el proyecto político independentista, sino ‘la ejecución de un proceso delictivo concentrado desde las instituciones autonómicas catalanas’ que desembocó, según el magistrado, en episodios previsibles y altamente probables de violencia y tumulto .

El magistrado también ha dictado una providencia en la que pide al Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de la Generalitat que le envíe de forma inmediata todos los mensajes correspondientes a la totalidad de direcciones de correo electrónico, ya sean personales o por razón de cargo, de 32 personas relacionadas con la investigación del 1-O, tal como ya había pedido el 11 de enero. Lo hace de acuerdo con una información de la policía judicial en el sentido de que el CTTI no le había entregado toda la documentación solicitada. En su auto el juez reclama ahora que indiquen los motivos que llevaron a no cumplir inicialmente a lo que se requería.