Un ex-letrado del TC denuncia que se encarcelan independentistas ‘exclusivamente por su ideología’

«Lo que mantiene a Forn en prisión, según declara expresamente el Tribunal Supremo, es su ideología. Si esto no es un preso de conciencia, se le parece muchísimo. »

Joaquín Urías, ex letrado del tribunal constitucional español, ha escrito un contundente artículo en diario.es donde critica con dureza que el sistema judicial español pise el sistema democrático de libertades para proteger la unidad de España. Urías, que deja claro que no apoya la independencia de Catalunya, escribe que ‘el movimiento independentista catalán está poniendo a prueba la solidez del sistema democrático español’ y que, por ahora, la democracia española ‘está quedando muy mal parada’.

El ex-letrado enumera lo que considera ‘disparates constitucionales que sólo pueden explicarse si lo que se está defendiendo no es la Constitución y la democracia sino tan sólo la unidad de España’: una aplicación del artículo 155 de la constitución manifiestamente inconstitucional ‘, ‘como los jueces pierden su neutralidad y dictan o retiran órdenes europeas contra personas acusadas de graves delitos según sea su conveniencia política’ o como el TC ‘esquiva las normas que lo encuadran y dicta resoluciones que no puede dictar, guiado por el afán de evitar determinadas consecuencias políticas’.

Urías escribe que se está privando de libertad a algunos dirigentes independentistas ‘exclusivamente por su ideología’. Lo argumenta recordando como la juez de la audiencia española Carmen Lamela ordenó el ingreso en prisión de todos los miembros del gobierno excepto de Santi Vila, que se había desmarcado políticamente de la declaración de independencia, o como Pablo Llarena exigió a Carmen Forcadell y los demás miembros de la mesa del parlamento que se desmarcaran de la vía unilateral para no enviarlos a prisión provisional.

Pero si hay una actuación judicial que ha escandalizado el ex-letrado del TC es el auto que deniega la puesta en libertad de Joaquim Forn porque sigue siendo independentista: ‘lo que mantiene en prisión esta persona, según declara expresamente el Tribunal Supremo, es su ideología: “el convencimiento que mantiene posibilita una reiteración del delito que resultaría absurda en quien profese la ideología contraria”. El juez no tiene problemas en aludir al ideario disidente del señor Forn para mantenerlo en prisión. Si esto no es un preso de conciencia, se le parece muchísimo.’

Para Urías, la decisión del juez es una auténtica barbaridad democrática que pone España a la altura de los países que reprimen las ideas. Lamenta, además, que en otro contexto político difícilmente se hubiera atrevido a aludir de manera tan directa a la ideología como motivo de la pérdida de libertad, pero cree que a estas alturas del estado en su conjunto lanza el mensaje ‘que todo vale para detener al independentismo’.

El ex-letrado del TC escribe que en ‘circunstancias normales esta decisión sería considerada anticonstitucional, pero que en este caso el tribunal no tiene una mínima apariencia de independencia’. Según Urías, frente al soberanismo el poder del estado ‘se ejerce prácticamente sin límites jurídicos’ y advierte: ‘Y como no paremos esto lo que estará en juego no será el territorio español, sino la democracia misma.’