Todas las posibilidades de una investidura que la CUP bloqueó en el pleno de hoy

Para ser investido en primera vuelta, Turull, el nuevo presidenciable de JxCat y ERC, necesita los votos de la CUP, que ya decidió que se iba abstener.

El independentismo se encuentra ante otra encrucijada. Y otra vez tendrá que decidir a última hora qué camino toma y con la CUP ejerciendo un rol decisivo. Los partidos independentistas tienen 70 diputados: Junts per Catalunya (34), ERC (32) y CUP (4). Sin embargo, no es seguro que todos ellos voten en bloque investir a Jordi Turull esta tarde en el pleno convocado a última hora de ayer.

El primer condicionante está en las filas de JxCat y ERC, con dos diputados que no podrán votar porque están en el exilio. El Tribunal Constitucional decretó como medida cautelar de un recurso presentado por España, que Carles Puigdemont y Toni Comín no pudieran delegar su voto en una investidura. Por lo tanto, la suma de JxCat y ERC no es de 66, sino de 64. Siempre están a tiempo de renunciar al acta, pero de cara al pleno de hoy ya no.

La CUP finalmente se abstiene

Esto conviertía a la CUP en decisiva, que como ya ha venido anunciado desde las elecciones, su apoyo está condicionado al programa de gobierno que se quiera ejecutar y que apueste claramente por el desarrollo de la república.

El Consejo Político de la CUP ha decidido finalmente no apoyar la candidatura de Jordi Turull como presidente de la Generalitat. Los anticapitalistas han rechazado la última oferta de JxCat y ERC, una cuestión de confianza para dentro de un mes, y los cuatro diputados mantendrán la abstención. Argumentan que la represión no puede justificar la acción política y que el programa de gobierno de JxCat y ERC  ‘no avanza en la construcción de medidas republicanas ni sociales’.

Así pues, el pleno del parlamento no investirá Turull hoy en primera vuelta para que no sumará la mayoría absoluta. La segunda vuelta, que debería ser sábado, es incierta porque JxCat y ERC suman 64 diputados contra los 65 de Cs, PSC, Catalunya en Comú y el PP, y por tanto necesitarían dos votos de la CUP. Además, mañana Turull, Marta Rovira, Raül Romeva, Dolors Bassa, Josep Rull y Carmen Forcadell declaran en el Tribunal Supremo español, que podría enviarlos de nuevo a la cárcel.

Además, como la investidura no será, el cronómetro empezaría a correr y se activaría el plazo de dos meses antes de la disolución del parlamento y la convocatoria de las nuevas elecciones, que serían el 15 de julio.