La Fiscalía alemana solicita la extradición de Puigdemont y pide mantenerlo en prisión

Considera que el delito de rebelión puede ser equivalente al de alta traición alemán, así como también el de malversación que le imputa el juez español.

La Fiscalía alemana pidió hoy martes mantener en prisión al president de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont por riesgo de fuga, al mismo tiempo que solicita la tramitación de la extradición a España por los delitos de rebelión y malversación de fondos públicos.

“La acusación de rebelión contempla, esencialmente, la celebración de un referéndum inconstitucional a pesar de que eran de esperar enfrentamientos violentos”, destaca en un comunicado la Fiscalía, que considera que el delito que imputa la Justicia española a Puigdemont puede ser equivalente al de alta traición que recoge el Código Penal alemán. “No es exigible legalmente una coincidencia literal de los preceptos alemanes y españoles”, subraya en un comunicado.

Las acusaciones de malversación de fondos públicos y de corrupción para llevar a cabo el referéndum del 1 de octubre de 2017, continúa la Fiscalía, se corresponden con el delito de malversación también recogido en el Código Penal alemán. Destaca demás que las fuerzas policiales indicaron que, tras los enfrentamientos del 20 de septiembre de 2017 entre ciudadanos catalanes y la Guardia Civil, era de esperar una escalada de la violencia el día de la consulta independentista, que se saldó con más de 800 heridos por las cargas policiales.

Puigdemont, explica la Fiscalía, optó sin embargo por mantener el referéndum pese a esas advertencias y comprometió a la policía autonómica a garantizar que los partidarios de la independencia pudieran participar en la consulta.

“Continúan la razones para su detención por riesgo de fuga”

“Continúan la razones para su detención por riesgo de fuga”, subraya la Fiscalía, quien considera que medidas menores a la prisión no garantizan su permanencia en Alemania mientras la Audiencia Territorial de Schleswig decide sobre su extradición.

Sobre esta postura del ministerio fiscal alemán, el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas ha destacado que la decisión “era una noticia esperada y entraba dentro de la lógica: lo que hubiera sido excepcional hubiera sido lo contrario”.

La defensa de Puigdemont confía que finalmente no se produzca la extradición

Asimismo, la defensa del president de la Generalitat apuntó que “ahora la decisión depende del tribunal alemán” y que “se verá si se pueden proponer alternativas que mitiguen este riesgo de huida” señalado por el ministerio alemán. También destacó que la decisión definitiva del tribunal puede dilatarse entre dos y tres meses, si bien señaló que se trata de un “caso excepcional por su relevancia, el componente político y la vulneración de derechos fundamentales que se han producido en el país de origen”.

Preguntado por el estado de Puigdemont, Cuevillas contó que está estupendamente y que tiene muy claro que no ha cometido ningún delito de rebelión ni de malversación: “Tiene claro que es un preso político y que el Estado español intentará hacerle pagar por todo y está preparado para ello”.