La Audiencia Nacional desestima la acusación de terrorismo contra una miembro de los CDR

La medida no anula la persecución judicial a otros miembros de los Comitès de Defensa de la República.

El magistrado de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha dejado en libertad provisional con medidas cautelares a la presunta miembro de los autodenominados Comités en Defensa de la República (CDR), Tamara C.G, tras tomarle declaración por presunto delito de desorden público. El juez le ha retirado el delito de rebelión y terrorismo que se le imputó en un principio, según fuentes jurídicas.

El magistrado al frente de la operación Cadera desoye la petición de prisión incondicional que ha formulado la Fiscalía y le impone como medidas cautelares la presentación todos los lunes en el juzgado, prohibición de salida de municipio en el que reside (Viladecans) salvo para acudir al trabajo si éste estuviera fuera de su localidad, además de la necesidad de tener autorización judicial para salir del término municipal, prohibición salida del territorio nacional y que facilite un domicilio y teléfono para que pueda estar localizable.

Además ha dictado una orden de detención contra la otra persona que dirigía la operativa por las actividades de las CDR y que fue sido localizada desde el martes, cuando se detuvo a Carrasco.